Google+ Badge

martes, 27 de septiembre de 2011


El viaje interior






El estaba allí, como una silueta negra confundida en el aviejo muelle de la playa,
Mirando al mar,
La noche manto negro salpicado de titilantes estrellas, y una luna desnuda,
Que tapaba pudorosamente una nube gris,,,,,,
El oleaje golpeaba aquel viejo muelle, carcomiendo sus simientes,
Axial como había carcomido su vida entera la tristeza,
Estaba viejo ya, la muerte estaba mas cerca que la vida,
Con las manos en los bolsillos, y fumando tabaco en una pipa
Que mezclaba el humo con la bruma,
Se preguntaba,,,,tantas preguntas,,,,
Se recostó un rato sobre el barandal de muelle,
Como si se recostara en el hombro de la soledad,
Recuerdos iban y venian
Ausencias, viejas, ausencias,
Rostros casi olvidados, amores enterrados,
Sus manos temblorosas, arrugadas, que en un tiempo
Habían sacado los acordes más bellos del saxo,
Hoy ya no podían….
Miro el horizonte que es tan lejano como la felicidad,
El mar jugaba con trozos de la luna, haciendo ondearla,
El mar y el cielo parecen un mismo camino,
El aire fresco traía el olor a océano,
Se pregunto porque no había sido feliz,
Porque nunca se hallo completo,
Porque ese rincón vacío que la pesaba en el pecho aun dolía,
Recordó que cuando Dios hizo a Adán y lo puso en el paraíso, era a su semejanza,
Tanto que la naturaleza misma no lo podía distinguir del mismo Dios,
Dentro nuestro debe estar la respuesta, somos parte de Dios mismo,
Si el hombre pudiera morir a sus instintos naturales y entregarse a la oración
Y la meditación, quizás no sentiría su vida tan vacía,,,,
De pronto, el sol inesperado, anunciaba el amanecer,
Las aguas se tornaron rojizas, violáceas, anaranjadas,
Y el sol eterno se elevo como rey en su trono,
Los pájaros comenzaron a cantar enloquecidos, y las gaviotas vinieron todas
A la playa, enviejo puso la pipa en su bolsillo,
Y camino lentamente de vuelta,
Dios esta dentro mio, soy parte de esta naturaleza,
Cantare una alabanza, y aunque falte poco para mi partida,
Viviré los años que me faltan alabando el único amor que llena
El alma, el de Dios mismo,
Desde ese DIA volvió a toca su saxo,
En la plaza, todos se quedaban a escucharlo,
Era la música, era la ternura, era la paz……..

No hay comentarios:

Publicar un comentario